Camerún reactiva su plan para eliminar las exenciones fiscales

El pasado 5 de julio, el Ministro de Finanzas camerunés, Louis Paul Motaze, expresó nuevamente el deseo del gobierno de abolir los impuestos de exenciones a los productos de consumo importados, como el arroz, el pescado y el trigo, durante el Debate de Orientación Presupuestaria (BOD).

“Para el gobierno, entre otras cosas, se tratará de realizar una revisión sistemática de todos los gastos tributarios existentes, con objetivo de eliminar las exoneraciones tributarias que resultan ineficaces o irrelevantes respecto a la evolución de las políticas públicas”, expresó el Ministro de Hacienda. “Por ejemplo, el acompañamiento de la política de sustitución de importaciones deseada por el gobierno impone que ahora se reduzcan las exenciones a ciertos productos que afectan la balanza comercial y están focalizados en el marco de esta política, como el arroz, el pescado y el trigo». Indica que, con estas medidas, se pretende promover la competitividad local de estos bienes a mayor escala.

Se habían planteado medidas similares anteriormente. En 2019, el gobierno de Camerún hizo público su deseo de restablecimiento gradual de los derechos de aduana sobre los productos exentos de impuestos, a cambio de destinar parte de los ingresos posteriores a fondos de desarrollo local para dichos sectores. No obstante, estos anuncios finalmente no pudieron llevarse a cabo en la ley de finanzas de 2020.

Por el momento, indica el Ministerio de Hacienda, las exenciones tributarias al trigo hacen que el Estado pierda cerca de 15 mil millones de FCFA por año. La tributación del arroz y el pescado a una tasa reducida del Arancel Externo Común (5% frente a la tasa normal del 20%) genera respectivamente déficits de casi 28.000 millones y 16.000 millones de FCFA al año.