Informativa

¿Cómo está afectando la COVID-19 a la economía africana?

Es innegable que la crisis de la COVID-19 está afectando al mundo entero, y África no es una excepción. Diversos economistas, como Kasirim Nwuke, afirman a que es demasiado pronto para evaluar definitivamente la resiliencia de las economías africanas ante la crisis de la COVID 19, dado que aún no ha finalizado. Todavía no se puede afirmar si las respuestas de los países africanos para mitigar los riesgos económicos asociados a la crisis han sido efectivas o no. Además, puntualiza Nwuke, los resultados de los distintos países han sido plurales y bastante diferentes entre sí, no solo en términos económicos.

No solo es complicado sacar conclusiones por los distintos resultados, sino también por las numerosas trayectorias diferentes que han adoptado los países africanos.  Por ejemplo, en el pasado habíamos podido observar como todos los países habían hecho piña para pedir un alivio de la deuda, mientras que en 2020, diversos países han decidido hacerlo de forma individual, como por ejemplo Nigeria o Benin.

Se estima que las economías africanas se han contraído entre $ 65 mil millones y $ 75 mil millones a causa de la pandemia; no obstante, no existen datos cuantitativos directos de las pérdidas de consumo y la efectividad de las medidas de los Gobiernos para mitigarlas. Cuando estalló la crisis de la COVID-19, como en muchos otros países, la mayoría de países africanos impusieron medidas que bloquearon sus economías, afectando así a la población y a las empresas.

La reciente llegada de la Zlecaf ha arrojado un rayo de luz y esperanza en el sector económico del continente, convirtiéndose esta en el leitmotiv de muchos políticos, analistas y economistas. Tendremos que esperar un tiempo para ver si las promesas que se esperan de la Zlecaf llegan a cumplirse, y con ellas, una mejora general de la economía de África.